domingo, 27 de agosto de 2017

El Pájaro Carpintero Ruso en la Onda Corta (Duga-3)


Hoy vuelvo a hablar en el blog de emisoras misteriosas en la onda corta que ya sabéis que es un tema que me fascina. Hoy os traigo el llamado "Pájaro Carpintero Ruso",  que fue una señal proveniente de la Unión Soviética que pudo ser oída en la onda corta entre julio de 1976 y diciembre de 1989.

Se trató de una gigantesca estructura de comunicaciones construida por el gobierno ruso, llamada Duga-3,  emplazada en Ucrania, no muy lejos de Chernobyl, la cual, con una enorme antena tenía como objetivo detectar el lanzamiento de misiles intercontinentales desde los EE.UU. durante los años de la “Guerra Fría”.


Al igual que sucede con otros sistemas relacionados con la defensa, construidos en esa época detrás del telón de acero, sus características y detalles técnicos siguen siendo un misterio. Sus más de 800 metros de largo y 100 de alto hacen de Duga-3 algo único.

Esta antena de radar, muchas veces referida como “Russian Woodpecker” (Pájaro Carpintero Ruso) generaba una muy característica señal de radio que podía ser oída desde todo el mundo con un aparato de radio capaz de operar en “onda corta”.

Duga-3 es la más grande de un grupo de tres antenas que conformaban los “oídos” del sistema de defensa ruso. No hay demasiada certezas sobre su alcance o características, ya que el hermetismo normal del gobierno ruso de la época, sumado a que se trataba de un dispositivo de gran importancia estratégica, lo convertían en algo “secreto”.



Sus “efectos” fueron notorios. La señal, proveniente de Ucrania, pudo ser oída en la onda corta durante más de trece años y consistía en un sonido agudo y repetitivo, grabado, con una frecuencia de 10 Hz (10 “tics” por segundo). La similitud de este sonido con el que hace un pájaro carpintero cuando picotea el tronco de un árbol hizo que los radioaficionados comenzasen a llamarle “Russian Woodpecker” a la señal.

La hipótesis es que Duga-3 formaba parte de un gigantesco radar que permitía a los rusos “ver” más allá del horizonte. Rusia necesitaba este tipo de instrumento para saber exactamente en que momento despegarían los hipotéticos misiles intercontinentales que poseía Estados Unidos, para así iniciar las medidas contraofensivas antes que fuese demasiado tarde.

A pesar de que los estadounidenses sospechaban desde el principio que el Duga-3 era alguna clase de radar,  también surgieron teorías que indicaban que su función era producir interferencias en las comunicaciones entre submarinos. Algunos sostenían que con esta señal los rusos intentaban interferir las emisoras occidentales, pero esto se descartó al comprobarse que La Voz de Rusia y otras emisoras del bloque eran (muy) afectadas por la interferencia.

A media que pasó el tiempo, el carácter de “señal de radar” del pájaro carpintero se hizo evidente. No solo era un “ruido” de 10Hz, sino que su señal contenía una estructura claramente reconocible en cada pulsación. Los técnicos encontraron que era un sistema compuesto por una secuencia de 31-bit pseudo-aleatoria, con un ancho de banda de 100 μs, resultando por pulsos de 3.1 milisegundos. El veredicto final de la Comisión Federal de Comunicaciones de los EE.UU. estableció en 1988 que Duga-3 poseía un período entre pulsos de 90 ms y en un rango de frecuencias que iba desde los 7 a los 19 Mhz y un ancho de banda de 0.02 a 0.8 Mhz.

A finales de la década de 1980, poco después de la publicación del informe de la Comisión Federal de Comunicaciones, las señales comenzaron  a ser menos frecuentes y en 1989 desparecieron por completo. No se conocen los motivos por los que el sistema fue desactivado, aunque las causas principales parecen ser  el cambio estratégico que tuvo lugar con la finalización de la Guerra Fría y la caída de la Unión Soviética.

En este vídeo podréis escuchar como sonaba el famoso pájaro carpintero ruso por las ondas de todo el mundo:



Me parecen fascinantes estos temas sobre emisoras misteriosas de la onda corta, seguiré indagando más sobre ello. ¿A vosotros os gusta?.

3 comentarios:

  1. El pájaro loco ataca de nuevo! Naaaa, eso no existe, es sólo una leyenda urbana. (Versión oficial de Moscu)

    ResponderEliminar